¡¡OFERTAS ÚLTIMA HORA!!

Córdoba

Viajes a Córdoba - Turística Travel

Córdoba sigue siendo una ciudad de trazado típicamente árabe, con calles estrechas y sinuosas, sobre todo en el casco antiguo del centro y, más al oeste, en la Judería. Un puente árabe de 16 arcos sobre bases romanas conecta Córdoba con sus suburbios al otro lado del río, custodiado en su extremo sur por la fortaleza de la Calahorra. Al oeste del mismo, cerca del río, se encuentra el Alcázar, o palacio, que fue residencia de los califas y ahora está en ruinas. Otros edificios importantes son varios monasterios e iglesias antiguas, el ayuntamiento, varias escuelas y colegios, y museos de bellas artes y arqueología. El carácter morisco de Córdoba y sus bellos edificios —especialmente la Mezquita de Córdoba— la han convertido en una popular atracción turística.

Ciudad de culturas...

Si Toledo es ciudad de las tres culturas, Córdoba es la ciudad de las cuatro culturas, donde la convivencia entre culturas cristianas, islámica y judía, abría que sumar su antepasado romano, que bien refleja en su historia.

Y, es que, estás culturas se ven reflejadas en monumentos tan impresionantes y significativos de la ciudad de Córdoba, como son la Mezquita-Catedral, el Alcázar de los Reyes Católicos, el puente romano que da acceso al caso antiguo o la sinagoga.

Córdoba, ciudad de las flores…

 

Córdoba, conocida mayormente por su Mezquita (→ Mezquita-Catedral de Córdoba) y su centro histórico, Patrimonio de la Humanidad, está inundada por sus callejuelas blancas y llenas de flores sus paredes y fachadas donde recorrer junto a sus famosos → Patios de Córdoba, acogedoras plazas que parece también surgir de la nada y que el viajante se tropieza a veces y tabernas donde hacer un alto en el camino y disfrutar —y degustar— su rica cocina y platos locales.

Córdoba, capital de provincia, en el centro-norte de la Comunidad Autónoma de Andalucía, en el sur de España, se situada a pie meridional de Sierra Morena y a orillas del río Guadalquivir.

Un poco de historia

Córdoba, probablemente de origen cartaginés, fue ocupada por los romanos en el año 152 a.C. La ciudad floreció bajo su dominio, aunque 20.000 de sus habitantes fueron masacrados en el 45 a.C. por Julio César por haber apoyado a los hijos de Pompeyo. Bajo Augusto, la ciudad se convirtió en la capital de la próspera provincia romana de Baetica. Decayó bajo el dominio de los visigodos desde el siglo VI hasta principios del VIII de nuestra era.

En 711, Córdoba fue capturada y destruida en gran parte por los musulmanes. Su recuperación se vio obstaculizada por rivalidades tribales hasta que ʿAbd al-Raḥmān I, miembro de la familia omeya, aceptó el liderazgo de los musulmanes españoles e hizo de Córdoba su capital en 756. ʿAbd al-Raḥmān I fundó la Mezquita Mayor de Córdoba, que fue ampliada por sus sucesores y terminada hacia 976 por Abū ʿĀmir al-Manṣūr. Aunque aquejada de revueltas ocasionales, Córdoba creció rápidamente bajo el dominio omeya; y después de que ʿAbd al-Raḥmān III se proclamara califa de Occidente en 929, se convirtió en la ciudad más grande y probablemente la más culta de Europa, con una población de unos 100.000 habitantes en el año 1000. Bajo el dominio omeya, Córdoba se amplió y se llenó de palacios y mezquitas. Las sedas tejidas y los elaborados brocados, la marroquinería y la joyería de la ciudad eran apreciados en toda Europa y Oriente, y sus copistas rivalizaban con los monjes cristianos en la producción de obras religiosas. Cuando el califato quedó desmembrado por la guerra civil a principios del siglo XI, Córdoba se convirtió en el centro de una lucha por el poder entre los pequeños reinos musulmanes de España. En 1236 cayó en manos del rey castellano Fernando III y pasó a formar parte de la España cristiana.

Córdoba siguió siendo una base militar cristiana en la guerra fronteriza contra el reino musulmán de Granada. Pero la sustitución del dominio musulmán por el español aceleró el declive económico y cultural de la ciudad, y la caída de Granada en 1492 dejó a Córdoba como una tranquila ciudad de iglesias, monasterios y casas aristocráticas. La poesía exótica de Luis de Góngora y Argote revivió brevemente el prestigio cultural de Córdoba en el siglo XVII. Además de Góngora, la ciudad es cuna del filósofo romano Séneca, del poeta Lucano y de los filósofos medievales Averroes y Maimónides.

La ciudad fue asaltada y saqueada por los franceses en 1808 por su participación en el fomento de la rebelión contra el dominio francés napoleónico. Fue una de las primeras ciudades ocupadas por las fuerzas franquistas en la Guerra Civil española (1936-39).

Consulta disponibilidad y/o personaliza tu viaje para ver el precio final.

HOTELES EN CÓRDOBA

Turística

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese...